Actualidad

17/02/2016

El potaje de vigilia, rey de la Cuaresma

El potaje de vigilia, rey de la Cuaresma

Para hablar de la celebración de eventos en Vallecas, acaso resulte apropiado recordar las palabras del escritor Julio Camba quien dijo que “la cocina española está llena de ajo y de preocupaciones religiosas”. Algo de verdad hay en ello pues no hay fiesta o fecha señalada en nuestro santoral que no esté acompañada de algún plato típico. Sin ir más lejos y ahora que hemos entrado en la Cuaresma, ¿Alguien puede encontrar un símbolo mejor de esta época que el archifamoso potaje de vigilia?

El precepto religioso de la abstinencia de la carne durante los viernes de la cuaresma no era tan sencillo de cumplir, digamos hace tres o cuatro siglos, especialmente en las poblaciones del interior de la península. Prácticamente los únicos pescados que llegaban a las zonas del interior eran pescados en salazón y, de ellos, el más abundante sin duda, era el bacalao. Si a ese bacalao le añades las legumbres y verduras de la temporada, no olvidemos que la Cuaresma tiene lugar siempre al final del invierno, podemos llenar un puchero o pote con al mencionado bacalao, garbanzos, que ahora tocan y  espinacas.

Claro que cuando hablamos de la celebración de eventos en Vallecas, hablamos también de fiestas especiales, y ya sabemos que en las fiestas, algo se le ha de añadir a la comida para hacerla especial. En el caso del potaje, y dado que por ser vigilia no se le podían añadir ni carnes ni embutidos, echémosle unos huevos para que cuezan en el pote.

Ya lo sabes, si quieres disfrutar de un genuino potaje de vigilia, vente a comer al Mesón del Tío Aquilino.